Historia

75 años promoviendo la Investigación de la Historia del Arte

El Instituto Amatller de Arte Hispánico se creó en 1943 para cumplir uno de los objetivos de la Fundación Instituto Amatller de Arte Hispánico: la “propulsión de la investigación de la historia del arte hispánico”. Su primer director fue Josep M. Gudiol, que también lo era de la Fundación Amatller. La formación como historiador del arte y arquitecto de Josep M. Gudiol le habían llevado a ser el asesor de temas artísticos de Teresa Amatller.

Josep M. Gudiol había completado su formación como historiador del arte en los Estados Unidos. Allí también conoce los modos de trabajo de las instituciones que se dedicaban al estudio de la Historia del Arte, una materia incipiente en aquel momento. Así que, a su vuelta en Barcelona, toma la estructura de la Frick Collection de Nueva York como modelo para la configuración de la Fundación Amatller y el Instituto Amatller de Arte Hispánico. El industrial Henry Clay Frick había reunido una completísima colección que decidió exponer en un museo de Nueva York; en paralelo había creado una biblioteca (Frick Library) en el mismo edificio para que los investigadores pudieran estudiar la Historia del Arte a través de los documentos y sus colecciones.

El Instituto Amatller de Arte Hispánico gestiona desde sus inicios la documentación y archivos que había atesorado la familia Amatller. Además, en 1941 Teresa Amatller compra el archivo Mas, una colección de fotografías especializadas en la documentación del patrimonio histórico-artístico. El fotógrafo Adolf Mas había trabajado desde 1902 para el arquitecto modernista Puig i Cadafalch, con las instantáneas de sus obras, pero también era el encargado de ilustrar con sus imágenes las guías artísticas de toda España. El archivo Mas constituye el núcleo de las colecciones de fotografías del Instituto.

Con el fallecimiento de Teresa Amatller en 1960, el Instituto Amatller de Arte Hispánico ocupa la que fuera la casa de la familia Amatller. El director de la entidad, Josep M. Gudiol, formado también como arquitecto, adapta la planta noble de Casa Amatller como centro de estudios. Todas las intervenciones que se realizan son reversibles, retirando y conservando los muebles originales modernistas y las colecciones artísticas y respetando al máximo la arquitectura y las artes aplicadas diseñadas por Josep Puig i Cadafalch siguiendo el modernismo catalán.

En 2009, cuando se decide abrir la planta noble de la Casa Amatller como museo, el Instituto Amatller de Arte Hispánico pasa a ocupar las 2 plantas superiores: una funciona como biblioteca y sala de estudios y la otra como fototeca y oficinas del Instituto.

El Instituto Amatller de Arte Hispánico es la única entidad española que forma parte del RIHA (Asociación Internacional de Institutos de Investigación en Historia del Arte), que es una asociación internacional de centros de investigación de historia del arte que cuenta con representantes de primerísimo nivel.