Chocolates Amatller

Más de 300 años de dulce historia

Con más de 300 años de historia, Chocolates Amatller es una de las marcas de chocolates con mayor reconocimiento en Europa.

Gabriel Amatller, abuelo de Antoni Amatller, se estableció en Barcelona a finales de S. XIX, primero como aprendiz chocolatero y más tarde como maestro chocolatero. Las primeras noticias de Gabriel como productor de chocolate datan de 1797. Tras su muerte, sus dos hijos heredan el taller y, animados por la actividad industrial de la Barcelona de la década de 1840, convierten el negocio familiar en una fábrica industrial de unos 50 trabajadores.

Fábrica en Banyoles

Antoni Amatller, que se hace en 1872 con la empresa familiar Amatller Hermanos, crea la marca Chocolates Amatller y continúa la producción industrial introduciendo máquinas modernas de Europa junto con nuevas formas de venta muy parecidas a las actuales.

Frabrica en Sant Martí

Antoni Amatller controlaba personalmente todos los procesos, desde la selección de los mejores cacaos en América y África -algunos producidos en sus propios terrenos en ultramar- hasta el cuidado de los envoltorios, logrando posicionar a Chocolates Amatller como una de las industrias chocolateras más importantes del S. XIX y de principios del S.XX.

Antoni Amatller, consciente de la importancia del negocio del chocolate tanto a nivel industrial como histórico, decide incluir grandes referencias a esta industria en la arquitectura y decoración de la Casa Amatller con la ayuda de Josep Puig i Cadafalch.

Si visitas la casa, no dejes de prestar atención a todos estos detalles:

Escalera principal: Se pueden observar figuras de animales que realizan diversos trabajos relacionados con la producción del chocolate.


Sobre la espectacular chimenea del salón familiar se localiza una escultura en la que una princesa azteca se une a otra castellana, y que simboliza el viaje del cacao a través del océano desde su descubrimiento como alimento por los europeos en el S. XVI.

Tras la muerte de Antoni Amatller, la fábrica pasó a ser gestionada por administradores, hasta que en los años 70, Teresa Amatller decidió vender la marca Chocolates Amatller a la empresa Chocolates Simón Coll.

Si quieres degustar un poco de esta historia, no dejes de hacer una visita a la Casa Museo Amatller, ya que todas nuestras visitas finalizan con una degustación de una taza de Chocolates Amatller.

Primitiva Casa Amatller
Chocolates Amatller: un icono de la publicidad